El coloso sueco y su afán por componer creativamente

La compañía sueca es un referente en internacionalización, diseño y comercialización. Sin embargo también son dignas de mención y elogios las grandes campañas publicitarias de las que se nutre. Una creatividad que, de la mano de la agencia SCPF, se ha basado en conceptos sólidos y coherentes a la par que jocosos y desinhibidos, sin alejarse de la línea empresarial de IKEA. Una creatividad que se ha apoyado en temas musicales de elaboración propia y que en alguna ocasión ha creado controversia.

La andadura publicitaria del bautizado como gigante sueco comenzó en 1945, sin embargo por aquel entonces las campañas se limitaban a publicidad en prensa local. Más de medio siglo después IKEA aterriza en España y abre una tienda en Badalona. Tan sólo era el principio de lo que supondría una revolución en el sector mobiliario español y el inicio de un referente de compañía low-cost en España.

Bajo el claim IKEA redecora tu vida, en 2002 se lanza una campaña en televisión a nivel nacional. La campaña toma como protagonistas a personas anónimas que quieren dar un giro en su camino. Dar un portazo, olvidarse de su trabajo, su jefe y su pareja, redecorar su vida y empezar de cero. Ahí es dónde IKEA entra, en la re-decoración.

Esta campaña se cobró un León de Oro aquel año en el Festival Internacional de Publicidad de Cannes. No obstante no fueron alabanzas lo único que se escuchó. Recibieron fuertes críticas de la ONG Ecologistas en Acción, quiénes reconstruyeron el eslogan publicitario para dar origen a lo que sería su arma defensora: “Qué IKEA no redecore tu vida. La felicidad no va asociado a los bienes de consumo. Qué IKEA no redecore tu interior”.

Otro de los spots destacables y con canción original de la compañía es el popular “Bienvenido a la República Independiente de tu casa”, que sigue manteniendo el claim Redecora tu vida. Concepto muy acertado que representa la autonomía, la independencia, la libertad de decisión, la hospitalidad… Es tu república y tu impones tus normas. Nadie gobierna sobre ti.

La idea fue tan exitosa y notoria que el concepto se imitó en posteriores campañas. También en TV se reescribió el lema creativo. El programa televisivo TNT recurre al concepto de IKEA para anunciar el programa Gran Hermano. El claim, convertido en “Redecoramos sus vidas” -algo espeluznante-, hace referencia a las vidas de los concursantes.

En 2007 la compañía sueca y SCPF volvieron a apostar por la composición propia. Su nuevo spot Esto no se toca, obtuvo un notable éxito gracias a la publicidad viral. Fue protagonista de webs y blogs, y parodiado en el ex programa de humor Se lo que hicisteis bajo el titulo En el plato no de juega.

IKEA nos volvió a deleitar en 2009, con el aclamado y popular Dónde caben 2, caben 3.  Con esta campaña, la agencia se alzó con el premio al mejor eslogan en los Premios Jóvenes Tocados.

Un año más tarde apostaron por un eslogan más emotivo, mostrando parejas felices y familias disfrutando de su hogar. Una voz en off a ritmo musical va citando diferentes elementos a los que asociamos una vida de lujo y comodidad,  para finalmente cerrar con un No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita. 

Nos situamos en mayo de 2012. Su último spot, igual de empático que los anteriores, nos anima a declarar una revolución en nuestra casa y cambiar todo aquello que no disguste.

Gracias a una gran labor de copy, el spot brilla principalmente por sus frases sencillas pero emotivas. Atrévete a  cambiar lo que es feo. A luchar contra lo gris. Atrévete a la luz. Atrévete a probar y a equivocarte. Empieza a cambiar pequeñas cosas y a descubrir que no son tan pequeñas. Tu revolución empieza en casa. 

Barbie y Ken detrás de las risas

Hemos dedicado nuestra infancia a jugar a las muñecas durante horas y horas con nuestra vecina. A intercambiar cromos para completar el álbum de la Barbie de Mattel. A gastarnos la paga en dichos paquetes de cromos para conseguir los cinco que restaban en nuestra colección,  sin embargo bajo el dominio de la Ley de Murphy nunca aparecían los deseados cuando abríamos nuestro sobre con ilusión.

Tras el éxito de la rubia por excelencia, ¿dónde quedó esa discreta y sencilla muñeca Chabel cuya figura estaba correctamente diseñada? A pesar de su irreal cuerpo, la Barbie y su insinuante curvatura nos fascinaba. Cualquier niña que se hiciese con la última adquisición de la factoría Barbie suscitaba gran envidia a su alrededor. De hecho, después de recibir esa Barbie Prét â Porter como regalo de reyes no queríamos saber nada de las Nancys herencia de nuestras hermanas mayores. Sólo jugábamos con ellas porque nuestro pequeño corazoncito sentía compasión y nos obligaba a extraerlas de esa vieja caja de cartón donde las teníamos encerradas.

Después vino Ken. Su rubia melena -al más puro estilo surfista californiano- y su aparente elegancia nos cautivó. Nos parecía genial que el hombre de plástico de Mattel llevase incorporado un set de complementos chic, aunque no entendiésemos el significado del término. Sin embargo, si ahora nos parasemos a pensar en el entorno que rodeaba al novio de Barbie, observaríamos en éste cierta feminidad. Si trasladásemos el Ken de los años 90 a nuestra sociedad actual, Barbie se pensaría dos veces su elección y por supuesto recurriría al tópico femenino “no nos gustan los hombres mejor depilados y bronceados que nosotras“.

Y como estamos en el siglo XXI, los estereotipos empiezan a flaquear y cada cual se expresa y comporta de la forma que considera oportuna, Ken se ha soltado la melena y se ha liberado de ataduras sociales. El chico de Mattel ha mostrado su lado más oculto y rosita, captado por el objetivo de la fotógrafa Dina Goldstein para su serie de fotografías In the doll house. La artista retrata “el verdadero yo” del novio de Barbie, hasta ahora “oculto” por las presiones sociales. Con un tono humorístico y dramático, Dina Goldstein muestra la ignorancia de la muñeca ante los cambios de identidad sexual -cada vez más acentuados- de su novio Ken.

Diana Goldstein, residente en Vancouver (Canadá), explora en este proyecto fotográfico los problemas que surgen tras años de convivencia entre la muñeca Barbie y su eterno acompañante Ken. Según ha indicado la propia artista, además de dibujar una historia cómica, el proyecto engloba otros significados: “Este mundo es muy complejo y todos tenemos que lidiar con desafíos. Lo que puede parecer perfecto por fuera, seguramente no lo sea”.

Aunque Diana no ve a la Barbie como una mala influencia para las niñas, “porque tienen a adultos que pueden exponerlas a la literatura, el arte y la cultura para enseñarles lo que realmente importa en la vida”, sí observa que “representan la idea de que la belleza es poder y, por tanto, la clave para una vida feliz”.

En conclusión una serie de fotografías en las que se plasma la vida imperfecta de Barbie. Muy jocosas para unos pero muy impactantes  para aquellas pequeñas rezagadas que -como bien corresponde a una niña- aún no han sustituido la Barbie por las redes sociales. Esperamos que estas imágenes les hagan dejar de idealizar a su familia Mattel  y ver que los príncipes azules no han dejado de ser ranas previamente.

In the doll house

Breakfast: Ken desayuna vistiendo unos zapatos rosas de salón. Barbie mira hacía otro lado intentando no hacerse eco de la situación

Bathroom: Una Barbie más masculina que el propio Ken se despreocupa de que Ken la vea siendo “natural”.

Bathroom mirror: Ambos muñecos comparten baño y un coqueto Ken se acicala con el secador.

Dreams: Paradójicamente Barbie y Ken sueñan con el mismo modelo de hombre

Affair: Tras años de ignorancia ante las inclinaciones sexuales de Ken, a Barbie se le cae la venda de los ojos en su propio dormitorio

Barbie encontra a Ken con otro hombre

Passed out: Barbie se emborracha tras cenar sola. El principio del fin.

Hair Cut: El desenlace. Barbie, vestida de hombre puesto que ha adoptado la figura masculina de la relación, se viene abajo tras percatarse de la realidad de su vida y decide cortarse su sexy melena.

Diesel, la campaña de las “pequeñas cosas”

Porque me encanta la publicidad y la moda, porque me fascinan cada una de las colecciones de Diesel, porque soy partidaria de explotar los objetos sencillos y cotidianos… por todo ello dedico uno de mis posts de este blog – uno de los primeros- a esta campaña. Hablar del ambiguo tema de la publicidad planeaba en mi mente desde que comencé con el blog, y aunque la idea inicial era centrarme en Ciudades de Espectáculo, mi pasión por las marcas, la creatividad y el entorno laboral del que me rodeo, me han llevado a cambiar el chip.

Diesel, junto con Pepe Jeans y Urban Outfitters, es una de mis marcas “semi” low-cost preferidas. Aunque su popularidad se deba a sus jeans, Diesel nos ofrece mucho más que eso y cualquier adquisición en complementos será un acierto asegurado. Precisamente son esos nuevos básicos los que roban protagonismo a los vaqueros en la campaña publicitaria de su última colección primavera-verano 2012. Y no es para menos, porque sus bolsos, relojes y zapatos no dejan desapercibido a ningún amante del shopping.

Para su última campaña, bajo el claim Portraits for successful living,  la firma italiana ha apostado por fotografías sencillas y sin elementos superfluos que desvíen la atención del espectador. Pero esa sencillez que caracteriza la campaña no está reñida con la originalidad, frescura y colorido que a su vez desprende. El recurrir a un único objeto para animar el escenario resulta muy acertado y más cuando se trata de elementos cotidianos e inusuales en campañas de moda.

Haciendo uso de huevos, ollas, jaulas, plantas o cajas fuertes, como si del mismo Luis Piedrahita escribiendo monólogos se tratase, Diesel consigue una fotografía creativa, colorida y fresca –adjetivos perfectos para describir la primera-verano- . Sin duda, ¡yo me quedo con las capturas del cactus y la olla express!

                                                                   

¡Feliz fin de semana!